"Limpiar el corazón..."



"El que no procura la total negación de sí mismo...  
...nunca será capaz de las verdades y luces del espíritu."

"Una cosa es limpiar el corazón de todo aquello que le hace prisionero e impuro 
y otra hacer ciento y mil cosas, aunque buenas, y santas, 
sin atender a esta pureza del corazón
que es la principal para alcanzar la Divina Sabiduría."

                                       Miguel de Molinos, Guía Espiritual, Libro III, Cap. XVIII





"Al Corazón le sucede lo que a una posada..."


                    
"Uno solo hay bueno, cuya libre expresión es la manifestación a través del Hijo, y por medio de Él únicamente podría el corazón purificarse, una vez expulsado de él todo espíritu malo. Pues muchos espíritus lo habitan y no le dejan purificarse, ya que cada uno de ellos ejecuta su propio cometido, exasperándolo frecuentemente con deseos inconvenientes. A mi entender, al corazón le sucede lo que a una posada. Pues ésta es maltratada, deteriorada y con frecuencia ensuciada por gente que se comporta sin recato alguno, sin preocuparse en absoluto por el lugar, por cuanto pertenece a otro. De la misma manera, el corazón, hasta que no se encuentra con la Providencia, es impuro, morada de muchos demonios [los propios "defectos inherentes"]. Pero, cuando se ocupa de él el Padre Único y Bueno, aparece santificado y resplandece de luz, y así se llena de felicidad el que tiene un tal corazón, puesto que verá a Dios." 
                                                                                 
                                                            Valentín de Alejandría (por Clemente de Alejandría en sus Stromata).





"Cada día muero..."



"Os aseguro, hermanos, por la gloria que de vosotros tengo en
 nuestro Señor Jesucristo, que cada día muero."

                                                   Pablo ApóstolPrimera Epístola a los Corintios 15:31